sábado, 25 de marzo de 2017

Pro cupiditate.

Dicen del deseo
que puede ser limpio o sucio
y que habita no sé qué rincón del alma
y que es propio del hombre el callar al hombre.

Dicen también (y esto me lo han contado)
que es un ídolo rojo, manchado de sangre,
con formas orondas y rostro tenso
cubierto de oro y perlas vírgenes.

Y el deseo no es más que la semántica;
una cama o un baño
y dos hombres tranquilos
(o tres, o cinco)
mirándose
con la paz de saberse de acuerdo
en un punto importantísimo.

Y nada más.
No la roca que amenaza con pecado
en las esquinas sórdidas y frías
de una ciudad industrial,
ni la derrota del alma contra la pureza,
ni un estandarte de quimeras
en el que arañar la muerte con los ojos,
ni el rostro decepcionado de Dios
(Dios, inmortal, ni siquiera tiene tiempo
para tonterías).

Y es que es  la vida,
envuelta en vida,
aperfumada;
vida entera
sin abrigo,
piel en piel.

Y los enfermos,
tejedores de telarañas,
haciendo negocio con mi cuerpo,
esclavo de los dioses y el lenguaje.

miércoles, 22 de marzo de 2017

Te vas a ir a la mierda, Séneca.

Doscientas veinte copias más tarde, me apoyo en la guillotina y observo, sudando, mi obra.
Doscientas veinte copias de un tratado aburridísimo acerca de la contabilidad moderna. El señor cliente quería el título grabado como si se fuera a gastar del uso— así que me he pasado la última media hora localizando y disponiendo en una plancha de metal todos los tipos, hasta conformar este terrible malgasto de papel y tiempo. Mientras hago estas cosas, pienso en un poema divertidísimo, escrito por Ben Jonson, en el que se compara la visita de Eneas al Inframundo con una excursión de dos borrachos por el asqueroso río Fleet de Londres hasta encontrar prostitutas en Holborn. No puedo evitar sonreír al recordar un par de versos dedicados al color de la mierda que baja por los conductos, con un terrible olor debido al mercurio que se utilizaba como medicina en la época. ¡Ah, la escatología! ¡Lástima de tema, hoy no se habla ni de la una ni de la otra!

Recorro el Hades yo también, me adentro en el Averno y creo estar oliendo el fétido aroma de los muertos. Hablo con Caronte, que está cansado, como yo ahora mismo. Le doy el óbolo y sonríe porque está manchado de tinta. En ese instante escucho a mi jefe, que está hablando con el cliente. Doscientos ejemplares más. Cargo con el papel y enciendo las máquinas de nuevo. Me pregunto si el Averno olerá también a tinta y pegamento. 

Vuelvo a lo mío, en mi cabeza una canción que me lleva a mi tierra, como todo lo demás. Rafael de León, qué muchacho tan simpático. Qué antología más bonita sacó Renacimiento para que yo se la regalara a mi chico. Siempre me ha parecido el reflejo español del Decadentismo, me pregunto si alguien habrá estudiado esto alguna vez. Me propongo hacerlo cuando termine mi estudio sobre el clasicismo rítmico de Marlowe. Gutenberg me llama de nuevo; el papel se ha atascado. Me quemo un poco sacándolo de la máquina, pero casi se agradece, hace un grado fuera. No sé cómo los ingleses pueden llamar a esto primavera.

Como diría Ben Jonson: me cago en todo. Soy feliz.

viernes, 17 de marzo de 2017

A la erosión de nuestros cuerpos la llamaremos Destino.

A Pandora la podrían haber llamado
Pandoro, o Pandero, pero debido al
patriarcado, se quedó en el femenino.
La cosa es que la puta de Pandora
se dejó abierto el gas (su  marido
no cocinaba; yacía ocupado en la
contemplación de efebos).

Y la puta de Pandora 
sacó todos los males
sin querer queriendo.
Se dejó uno, según dicen,
aunque no sé quién hacía inventario.
Hace poco he escuchado
no sé qué de la esperanza.

Es una lucha
del hombre contra sí;
induce el sueño 
hasta a los más valientes
y los deja como una rosa
al tercer día; aspiran a renacer
y sólo mueren.

Pandora, o su marido,
han abierto la caja de nuevo
y ha venido
a aletargarnos
la esperanza.
(Cave canem)

martes, 14 de marzo de 2017

Poemario (XVIII)

Mario insistió en un debate de tres horas en que la crítica cultural es anticomunista y que ha de desaparecer de la faz de la tierra, puesto que incide en la propiedad privada y jerárquica de los medios de producción y rechaza la producción artística libre, regodeándose en el elitismo y tachando a las masas de inculturadas o inferiores.*

Y huelgo decirte que por ti, me pueblo,
y me glasnost entero, que no es tructura
que me sóviet ni burocracia que me plusvalga;
que la dialéctica del materialismo de tus ojos
en mi coyuntura no es la primera, ni la tercera,
sino la interna cional que me aliena,
que sin dicato y con dicato,
yo en tu cama rada hasta que expropien
de ti, que si hace falta, mi hoz,
yo me martillo...

De verdad, amor mío, que si tú bolcheviques,
yo bolchevico.


*Inspirado en el poema 'Enciendo la luz de la mesita...' de Diego Álvarez Miguel

lunes, 13 de marzo de 2017

Contra la experiencia.

Sé lo terrible que es narrar la vida de uno, porque leo a los que lo hacen, y cuando he sido débil yo también lo he hecho, perdido en mí, sumergido en la individualidad que me confunde aún a veces. Odio la inescapable verdad de los que me recuerdan que el hombre es una jaula de posibilidades, que Dios no puede ser en él.
Ellos hunden el escalpelo de su narración en la inefable declaración de que la capacidad de ser se resume a esta vida, a esta burda existencia que glorificamos con epítetos idiotas; como si tuviéramos, en alguna de nuestras heces vitales, algún tipo de importancia artística, como si nosotros, en la masa muriente, pudiéramos ser algo más. Y ellos enseñan su carne herida, la disponen obscenamente en un poema, se desangran frente al lector, nos recuerdan que son humanos como nosotros mismos, sin ningún pudor, sin vergüenza alguna. Algunos incluso se alegran de su anodinidad. Odio los poemas que huelen a humanidad, y odio aún más los que huelen a individuo. Los que condenan al hombre a la celda de uno mismo, los que impiden la huida de la vida en busca de la maravillosa extensión de uno (que no es sino perderse en otras vidas que no existen, en otros mundos que no serán; ¡vivir lo que no es, lo que no puede existir!).

Rechazo la Literatura que rechaza serlo, la que tan sólo refleja, como un simple espejo, el gesto normal, monótonamente vivo, de un cualquiera. Me sé, por eso quiero huirme, verme en las olas, transfigurarme de mí, ser otras personas; y llegar creer que no existo ya, desnudo en otros cuerpos, vendido a otras almas un instante tan solo. Negar el yo para poder ser otros, para sobrevivir en el castigo de no poder ser más sino negando lo que se es. Sólo así se salvará la Literatura.

domingo, 12 de marzo de 2017

Necesito vacaciones.

Yo soy como las gentes que a mi tierra vinieron
Manuel Machado.

El sol sólo es el sol en un sitio;
en todos los demás: sombra, recuerdo...
La luz sólo acaricia la cal de ciertos lugares;
en todos los demás: reflejos, visiones...
En sólo un río se es; en todos los demás: se muere...
Dios sólo vive en una tierra; en todas las demás:
Biblia y palabras, cánticos y salmos, himnos, 
ausencias.


sábado, 11 de marzo de 2017

Crónica de sucesos - Señora anónima castellana

Hay en la carretera de Ledesma
un lugar de gozo extraordinario
''¡que causa gran sordera al vecindario!''
-protestan las señoras de Cuaresma.

Y han escrito a la Alcaldía una resma
que detalla el suceso temerario: 
La Julia hace ¡ah! cuando el rosario,
en el Ángelus, ¡oh!, y es la mesma

que grita que la den, que quiere más.
Del acto no se agota ni fatiga,
le gusta por delante y por detrás.

Ha ido mi marido, que investiga
la manera de frenar su compás.
Ahora sólo escucho: ''¡Siga, siga!''




Poemario (XVII)

¿Por qué existe el mar,
por qué la tierra
no mide tan sólo un centímetro?

¿Para qué la grandeza de las olas,
la materia, para qué la vida que se espacia,
la noche o el sol
o las criaturas todas,
para qué Dios, o el miedo mío,
para qué la gota de lluvia
que aterriza tras una larga jornada
en la piel del hombre que vuelve,
armado en sueños,
con asfixia de fracaso,
al hogar o prisión?


¿Con qué motivo existe el mundo
si me aleja de mí,
si tan sólo me muestra mi sombra
y mis pecados,
sin es un único velo que aparta lo que es,
lo que sólo puede ser,
lo único que vive aun cuando no es visto?

miércoles, 8 de marzo de 2017

Soledad.

Rezaré ante ti,
porque eres Madre Universal
y ahora y siempre, Amargura,
te rezaré.
Rockero Silvio.
Que ha de bajar el cielo de tus manos
lo sabemos Dios y yo, y un millón de personas;
que ha de volver en ti, con tu lágrima quieta,
en ti sola, en ti triste, en ti viva algo más de un día al año.

Que ha de volver a morir la muerte
entre los brazos tuyos, con tu vaivén,
con tu vida impulsada por otros,
pintada por otros, llorada por otros.

Que eres tú, al fin y al cabo,
en tu altar cercano, en tu divina
materia, en tus gastadas falanges;
antigua ya, imaginada,
vestida en dorado luto
y mirando siempre al cielo
con tu alma. Dónde está
tu espíritu sino en las bocas
de los que te miran
tocándote con sus labios temblorosos
-como se ha de tocar
a la madre de Dios-.

La gracia de tu nombre,
tu cuerpo firme,
empuja al alma a ese lugar
donde Él aguarda
y la vida sigue.

lunes, 6 de marzo de 2017

Interrogo.

Aquí, medio ciego en una pantalla refulgente,
me pregunto si es cierto eso que dicen
sobre la vida y los quehaceres,
sobre el ocio, el deber,
la constancia, el esfuerzo,
la lucha a cuchillo,
la matraca, Dios,
los hombres buenos,
la esperanza, el olvido
de uno mismo, el Diluvio
y las traiciones de Noé a los dinosaurios.
La amenaza del futuro,
el fantasma del pasado,
lo que no ha de ser, lo que no es,
lo que no puede ser porque si fuera no sería,
el magnífico lenguaje que violamos a sandeces,
la vida en sí, la carne;
aquí, medio ciego,
mirando esta pantalla, me interrogo:
mis manos, mi muerte, mi deseo.

domingo, 5 de marzo de 2017

Tea Party

Volvamos, por un momento, a la alegre
bacanal que acaecía ayer, dormido Apolo,
y andros limpios festejando su partida.
Selene escondida, espiando tras las rosas
al fiero instante de oscuridad que han de aprovechar
lo que aún tienen que cortar las flores.

Bailaba yo, entre ellos, asido al mundo
por un dedo, feliz de recordarme,
pese a la distancia, en los cuerpos de tantos otros.
Me reconocían los labios y los muslos
y yo a ellos, pues todos fluíamos
entre las mareantes luces. Libaban
sus destellos en otras voces preclaras;
anunciando el peligro de las manos
y la noche en inexpertas bocas.
Yo, feliz, ajeno, consciente
de mi vida, reía mirándolos, como un dios
viejo y tranquilo que ya ha dormido entre mil flores
y sabe cuál  de todas impregna al alma.
Aún así, feliz por ellos,
por sus roces y sus juegos,
feliz de bailar entre sus tallos ágiles
y tensos de vida; su deseo
era una fresca fruta para los ángeles.

Curioso aún, medio dormido,
ahíto el éxtasis,
alcancé a contemplar en un rincón
tres cuerpos acaso, pacientes,
seguros de su vida,
alabando a Dios con sus caricias.

miércoles, 1 de marzo de 2017

Poemario (XVI)

Vendrás como un rey desheredado
a dormir entre las calles más bellas del mundo;
recogeré tu cuerpo cansado, gris aún
(con el recuerdo de las batallas viejas,
fresca aún la sangre de los soldados muertos y de los caballos),
pero con la esperanza adornando tus ojos
y las manos tendidas a mi hogar.

Yaceremos entre las farolas, 
iluminados por mil personas
que se agolparán a percibir la entrada de lo que termina tan sólo un segundo.
Más tarde, con el sol tiñendo
la gloria de nuestras palmas,
vadearemos el río
hasta el puente antiguo;
verás cómo lloran los árboles
y cómo se agolpa la luna en la tarde
a contemplar la vida que renace.

Habrá humo, siempre lo hay,
siempre una luz como de sueño,
alegre como un pájaro,
escondida, 
una luz que detiene lo que ha de pasar
consagrando así lo inmortal y físico.

Nuestros cuerpos, sagrados de otro modo,
entre marciales tambores de otro ejército distinto,
rodeando no sé ya qué fervor o locura.
Estaremos allí, tranquilos,
entre Dios y el mar, como dos hombres.

martes, 28 de febrero de 2017

La otra Andalucía

Yo sólo tengo dos patrias. Una de ellas se extiende a lo largo de un radio de algo más de kilómetro y medio, y está limitada por la casi simbólica presencia de un muro romano construido alrededor del año 66 a.C. Todo lo que se sitúa fuera de estos lindes, por tanto, corresponde a la Otredad, por si nos interesa ponernos hegelianos.

Sin embargo, y para gran confusión, my segunda patria engloba al otro, al más allá de la Muralla, con unos límites algo más geográficos pero, sin duda, igualmente simbólicos. Esta patria segunda es en sí un límite de una superficie mayor robada por Zeus en forma de toro y, consciente de eso, se autoconcibe como el extremo de todo lo anterior. Para los que nos hallamos lejos de la Patria, sumergidos (en mayor o menos medida, con mayor o menor pena) en el otro, la sensación de pertenencia a un límite físico-político y, ahora más que nunca, simbólico, es terriblemente inevitable. Alejados de la presencia física del ser, los emigrados nos convertimos en su reflejo, siendo conscientes, por primera vez, de la personalidad única de arraigo a lo que no existe presencialmente en el instante. La Patria es, de repente, una evocación, no una realidad; una idea, no un fenómeno.

Esta es la otra Andalucía, la que no existe más que en la identidad del emigrante, la que sólo puede comprenderse una vez lejos de la telúrica existencia que reafirma la veracidad de lo ideado. De este modo, desaparece lo fáctico y aparece lo poético. De una forma petrarquista, medieval, la tierra se allana y mar adquiere una grandeza simétrica, libre de las irreverencias del tiempo, posible en la otredad.

jueves, 23 de febrero de 2017

Poemario (XV)

Como el viento que empuja mi ventana esta noche
con una fuerza ciclópea e invisible,
las explicaciones científicas con las que contamos
nos son espiritualmente insuficientes para explicar
el noúmeno.

Tal vez, mi sesgada perspectiva
infiera de lo usual una conclusión milagrera,
o puede que haya algo más,
algo terriblemente terrenal y sagrado,
en la forma en que dos ojos,
absurdamente situados frente a los míos,
me sonríen en un espejo sucio en una habitación de estudiante
y me recuerdan, de otra forma imponderable,
cualitativamente indescriptible,
por qué hay un equipaje medio deshecho
en la moqueta.

lunes, 13 de febrero de 2017

Cuba es una resaca de revolución.

Es un grito triste el que escucha la tierra,
aullido preñado de marfil y pena, azúcar varado
en un silencio angosto; es una luciérnaga
inquieta de vida, estática de suerte,
anclada en un vahído cartel que clama victoria.

Y entonces, con almidón y fe
se libran las hembras de su isla
y se cubren, en el hastío del sitio,
de las ideas y de los himnos rotos
que apenas si llegan a las almas morenas.

Si volvieras tú, de ese sitio
que sólo Dios conoce,
llegarían los periódicos
y el mundo este, fenecido
con su comandante, tal vez
surgiera, nuevo entero, virgen siempre.

viernes, 10 de febrero de 2017

Over the last couple of days.

Spit in my face, ye Jews, and pierce my side,
Buffet, and scoff, scourge, and crucify me;
For I have sinn'd, and sinn'd: and only he
Who could do no inquity hath died. 
Donne
It is in the general interest that I don't become a man;
over the few streets that are left
in this dark town that I have learnt not to hate
and within the corners,
(those dark corners shouting the sins of the passers-by),
to give a moment of unforgivable pleasure,
wanders a soul
(there it is: my corpse laid to rest in an unknown conscience).

the riddle of the being
who happens not to be,
the purpose of the night 
and its delirium
forever to be lost
in a thousand bodies:
foreign tongues
poison my arms and allow for no rejection.

Am I not to be a man
am I not to be a man
am I not to be a man
when my spirit is mute
and my body speaks a man's language.

sábado, 4 de febrero de 2017

El Brexit

        Se ha convertido en un auténtico coñazo. Como si fuera una serpiente de verano continuada, es el recurso para todo. En la tele rellenan horas y horas  prediciendo el futuro, de forma que el espacio informativo se parece más a un horóscopo. Reino Unido ya no vive para otra cosa. La primera ministra comparece de cuando en cuando para amenazar a la Comisión europea, un gesto heroico que deja entrever una estrategia revolucionaria llamada 'a ver quién tiene más cojones'.Dice que se va a enterar Europa cuando se vayan, que quieren un Brexit 'limpio' (limpio dice, pues como 'limpio' signifique 'pasarle la aspiradora a la moqueta'....). Por lo visto, todos los departamentos y secretarías del Estado británico se han unido en hermandad para planificar la operación salida, abandonándolo todo para llevar a cabo la magna empresa. Agricultura sólo habla de 'lo que será la agricultura cuando salgamos', Economía sólo comparece para anunciar los hipotéticos planes de crecimiento en la nueva era, Sanidad (el NHS que idolatran pero no paran de recortar) ha convencido a Europa para que se respete su política innovadora de no permitir a los gays donar sangre (por si se pega eso, supongo), y así garantizar que dejan Europa en buen estado antes de partir.
   Sin embargo, me pregunto si es cierto que no se hace otra política que hacer cábalas con el Asuntillo (lo cual es preocupante y poco probable), o si el Brexit es, como la reconquista española de Gibraltar de todos los veranos, un magnífico y estupendo motivo para no dar la cara.  Sin embargo, sobre la subida del precio del gas y la electricidad (un verdadero drama en este país, sede de la comunión de Pingu) y sobre los múltiples 'trabajillos' de diputados como George Osborne, nada. Mejor hablar del Brexit, que es urgentísimo, oiga.

jueves, 2 de febrero de 2017

Omniscient / Omnisciente (Bilingüe)

the gilded man sat behind me
and without a look I knew 
that is how god knows
It must be painful for him
or at least it was for me, to know 
maybe it is not for him because he is used to it
to pain, I mean 
the first time when Eva and Adam 
and all that fruit 
surely it hurt 
now it doesn't since his skin should be used to pain
like when waxing.  Sins are body hair.

...

el hombre bañado en oro se sentó detrás de mí
y sin mirarlo supe
que es como dios sabe
tiene que serle doloroso
o al menos lo fue para mí, saber
tal vez para él no lo es porque está acostumbrado
al dolor, es decir
la primera vez cuando lo de Adán y Eva
y toda esa fruta
seguro que le hizo daño
ahora no porque su piel debería estar acostumbrada al dolor
como al hacerse la cera. Los pecados son vello corporal.

domingo, 29 de enero de 2017

Delibes me ha mandado un wasa.

Porque lo que yo quiero en verdad es montar una empresa. A mí que me digan, pero aquí o se monta una empresa o no se triunfa y no se gana dinero, que viene a ser lo mismo. Porque dime tú a mí, Antonia, que hay otra posibilidad en la vida que hacerse rica una. La que no es rica no es feliz, eso lo sé yo, que miseria bastante paso. Estoy hartísima de que me den la paga y no me dure nada, que es una locura el precio al que están las copas, que me tomo dos y ya me he quedado sin alivio para la semana. Pero bueno, te digo yo que esto tiene arreglo. Me voy a poner a trabajar en lo que sea, de dependiente si hace falta que a mí lo de conjuntar ropa se me da divinamente. Y en cuanto ahorre tres duros, monto mi empresa. Quiero ser estilista y que vengan las famosas a que les aconseje y yo ir de viaje con ellas a todos lados y que me inviten a las fiestas esas a las que van. Es que no sabes lo vulgar que es mi vida. Yo creo que lo importante es empezar, conocer a dos o tres famosas, y si no me sale bien lo del estilismo siempre me puedo ir a la tele a poner borde a la que sea y vivir del cuento, que alguien tiene que alimentar gresca, digo yo. Además yo lo haría con una frescura que vamos, que ya sabes cómo soy yo de fresca, que lo digo todo en un momento y sin vergüenza ninguna. Porque a mí me gusta la gente que va de frente, sin ningún tipo de duda oye, que dice las cosas a la cara; si le jode a alguien, pues ajo y agua.
Además, en la tele a los mariquitas se nos considera muchísimo. Yo creo que es porque tenemos lo de hijadeputa de las mujeres y lo de cabrones orgullosos de los machos, somos así un poco in-between, ya sabes. Mira Antonia, te voy a colgar porque mi madre me está poniendo la mesa y me está chillando ya, que la escucho desde el cuarto. Quedamos esta tarde para tomar café donde siempre. Sí, no te preocupes que ya he hablado con ella. ¡Ui! Pues me lo cuentas todo que de esa puta me espero cualquier cosa. Un besito anda. Sí. Bueno niña que esta mujer es insoportable. Otro pa ti. Chao. Chao. ¡Mamá que ya voy coño! Me tiene hasta el coño esta mujer, todo el día con las órdenes joder, qué sargenta. Y luego es todo mentira, que cuando llegue estará la mesa sin poner, pero claro, que la ponga yo que el caballero de mi hermano está muy ocupado con los putos estudios. Verás tú para lo que sirve estudiar, para ser pobre y encima frustrado porque te han vendido la vida como una maravilla en la universidad. Pero la vida no es una maravilla, ya te digo yo que no. Que eso lo sé yo desde la primaria, que me gritaban los niñatos de todo hasta que yo le decía a la profesora que estaba malo para que me vinieran a recoger. Y mi padre que yo era un blandito y un maricón. Mira, maricón sí, pero blandito no he sido en mi vida, que cuando me pegaban había veces que ni me dolía y malo de verdad no he estado en la vida. Y luego claro, como para aprobar, si cuando no estaba escondido en el cuarto de baño estaba mirando para los lados para que no me dijeran nada. Maldito colegio. Y ahora que dicen en la tele que soy un ni-ni. Mira, yo de ni-ni nada, que verás tú cuando triunfe. Hoy, después de tomar café, me voy de tienda en tienda a ver si me cogen, para ahorrar para mi empresa. Vamos, de ni-ni nada.

sábado, 14 de enero de 2017

De los problemas con los que me enfrento.

Vestido en libros que derraman afilados
juicios acerca de la guerra de Angola
acaecida en 1975-76 con una frialdad
omitoria de muertos (a eso se le llama
rigor académico),
yo me aburro y pienso
en si freír las patatas o hacerlas al horno. Paso
la página y más muertos, ya vamos por tropecientos
y pico (sí, voy a freír las patatas);
yo busco la inteligente conclusión
acerca de la estrategia empleada, y si dicha estrategia
fuera extrapolable a otras situaciones de inestabilidad
económica semejante. Desgraciadamente,
este país en cuestión no ha gozado
de las suficientes guerras como para poder generalizar.
Ojalá
se hubieran matado dos o tres veces más en el pasado siglo;
así no hay quien saque una teoría convincente.

jueves, 12 de enero de 2017

Poemario (XI)

                                                                                                    Holy darkness, blessed night,
                                                                                                    heaven's answer hidden from our sight.
                                                                                                    As we await you, O God of silence,
                                                                                                    we embrace your holy night.
                                                                                                                                              Dan Schutte.
Apolo no aparece,
tranquilo están libándolo otros lugares
y abandona, sin cuidarse,
estos níveos rostros intranquilos.

¿Podré sin su juvenil mirada
vivir aquí, en el rincón oscuro que he creado en hybris?
Tal vez en carro alado se sostengan 
las víctimas grises de otros mundos
como este, en que he caído
por frágil paso y debilidad aciaga.

Hace frío aquí para el amor
y mis ojos no están listos
para mí mismo.
Pero Dios conoce el cuerpo
y lo sostiene y yo
te amo porque entiendes que en mí dormita
un brillo tal que ni el olvido de Apolo
podrá nunca hacer menor.

Cuanto me faltan los tesoros del verano
lo sabe sólo mi cuerpo,
mi alma rota no espera ya nada.

miércoles, 11 de enero de 2017

Bauman, te voy a echar de menos.

Mi alma está manchada con saliva de los antiguos
y no puede dar un limpio grito
sin que en él camine la noche fría de mi Albión cansada.
Huyen junto a ella los aguerridos sueños que ayer me escudaban
y callan, con desidia, los murmullos de otra vida,
los alivios de otras lluvias.
Meditan entre anticipada muerte
los agoreros vientos, la luna muerta que no yace,
buscando todos ellos otro lugar,
una Ítaca sin mar, un desierto al fin,
la tranquila y temible lejanía de todo líquido.
No quiero resbalar ya,
no quiero tantos puertos,
todos ellos grises,
todos ellos lejos siempre.

Larga es la espera del que no aguarda nada.



lunes, 2 de enero de 2017

Poemario (X)

Cayendo el sol naranja sobre las torres
que serpentean
entre calles surcadas
por bueyes viejos y tranquilos;
vuelan golondrinas tardías
sobre lucientes coronas de antaño.

Aún en ese instante, Monet comprende,
muerto ya, que no ha de cantarse a la luz,
sino a los ojos que la contemplan,
al que observa, y no sólo al que construye la farola cambiante
que tu pelo imita y con que tus ojos,
luna inquieta y joven,
brillan más cuando la sombra acecha.

Descubrir entonces todo,
entender que el mundo no es tan grande
y que tampoco es necesario hacer muchas cosas:
formarse con la vida, disconforme a ella,
entender el cambio como un aullido limpio
que ha de ser escuchado,
siempre y cuando provenga de ciertos labios
alegres,
como mi cuerpo asomado al balcón de un atardecer de invierno.

miércoles, 21 de diciembre de 2016

De cómo espero hacer las cosas.

Tener una idea, concebirla en una noche,
engendrarla lentamente,
parirla luego de entre las palabras, 
cuidarla, amamantarla,
entenderla, liberarla.
Permitir su propia evolución,
correr por ir a su paso, siempre más rápido,
siempre alegre;
ella siempre creciendo con prisa fértil.

Entender que cambie, sentir un miedo difícil y humano,
pero entender también que la vida avanza y que el río guarda
unos recuerdos brillantes de vetustas piedras,
hoy cantos revoltosos varados lejos de la corriente
en un paraíso blanco o isla extraña.

Una idea, un niño, un dios, un sueño. 

martes, 13 de diciembre de 2016

unus erat toto naturae vultus in orbe.

Es en esos días
con el alma tensa como una rama desnuda de final de otoño,
cuando me detengo en una acera fría
o en la cafetería de la biblioteca
y distingo lo ajeno de lo mío,
lo que pertenece a este terrible mundo
de aquello que me traje a una Albión muerta.

Cuánta escarcha infértil de tierra,
qué ruido tan triste hacen estos muslos inútiles contra la tierra,
cuanta prisa por morir
tienen los jóvenes de pecho inerte.
Y cuánta vida traigo yo,
cuánto milagro intraducible a esta lengua tosca,
lengua de dientes sucios,
farolas ciegas y calmado vacío que no se encuentra aquí.

Abandono este sitio todos los días
al andar con paso firme,
con los ojos de oleaje feliz
con que me llama la hierba.
Y no tengo miedo entonces,
y no hay isla que me contenga;
yo romperé las fronteras de los hombres
y cantaré, porque mi cuerpo no perece, sino que vive eternamente
como todas las flores, inmarcesible, y defiende
que no es propio de hombres negar al hombre.

viernes, 9 de diciembre de 2016

En contra de ese vómito de mentes viejas que hoy permanece.

 These predominantly masculine codes of writing constitute a locus where the repression of women has been perpetuated, often hidden or adorned with the mystifying charms of fiction. Hélène Cixous: "The Laugh of the Medusa''.

De esto que era una flor o un muslo,
un trozo eterno dispuesto en un mercado,
rodeado de pescados podridos y de fruta pasada:
descuartizados cuerpos de tantas.

Un objeto, al fin y al cabo,
flácido elemento disimuladamente necesario,
ordas eternas de laudes,
mentiras grises de manos sucias.

Hablo de todos estos, de sus ojos-perlas, de sus cabellos-hilos de oro,
de sus pechos turgentes y de sus juveniles rostros
-siempre blancos de rojos labios: carmín y nieve limpia,
siempre limpias. Y pido perdón por ellos.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Poemario (IX)

tiene tu nombre en mi boca
un ruido claro de alondra elevada y
desnuda, la lluvia en ellos
refleja el alba,
tú cantas.

vuelan las alas del aire
regando la tibia sangre con agua;
limpias mi llanto verde,
la mar se alza
al alma.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Poemario (VIII)

Cuando en mi lluvia duermas
agazapado como una fiera mansa,
henchido del orgullo
que permanece en ti
aún cuando Apolo 
baja de su carro y se desnuda...


Entonces, en La Latina, tuve miedo.
No andes rápido. Huían los coches
de Camden Town. Tú me agarraste
y yo me indigné terriblemente:
era mejor morir a ver el escándalo de tu gesto.


Los brillantes bares a los que insistes que vayamos
y luego odias las luces y al camarero
y la comida tampoco te gusta
y nos reímos mucho de todo eso
porque tampoco es que el bar importe
ni las luces ni el camarero. Luego los turbios establecimientos,
nuestra original visita al Reina Sofía,
la Catedral de Winchester, lo terriblemente fea
que era la Venecia de Portugal.

En todos esos sitios he visto a Dios.

martes, 22 de noviembre de 2016

A un señor pesado que tiene su encanto.

Me cansa tu charachanda
y tus gritos de académico.
Te crees que no me doy cuenta,
pero estabas tan jodido
que no se te ocurrió idea mejor
que decir
cito a Dante en provenzal
y no lo traduzco, que lo busquen.
Ahora digo que no lo digo
y digo que no lo quiero decir,
que lo interpreten. Pero que no busquen,
que eso es terrible, que lo interpreten.

Te imagino por la noche, escribiendo versos,
qué digo versos, páginas al revés,
origamis de tinta,
buscando símbolos de flores muertas,
retorciendo con tu cuerpo, hierro inútil,
la cultura de los que hoy no son felices.

A eso viniste, a chillarnos,
a decir: 'lo estáis haciendo mal
yo lo sé todo, por eso claudico
y os escribo un poema en el que indico vuestra sequía'.
Y te atreves, cabrón inmenso,
a chillármelo desde tu tumba,
a vomitar verdades, tú que ya estás muerto,
que ya deberías de estar muerto.

Nunca te lo agradeceré lo suficiente.

jueves, 17 de noviembre de 2016

Poema de guerra: Siria.

Here, said she,
Is your card, the drowned Phoenician Sailor,
Eliot, The Waste Land.



Ya han lanzado, con sus brazos de furia limpia,
al dios fenicio entre las aguas.
Era un cuerpo firme de kurói,
con las palmas extendidas, surcadas,
Tigris o Éufrates,
de esquemáticas falanges.
La piedra tallada que era ha de deshacerse en el mar
 sólo el polvo permanece
ser otras cosas

Vuelven los barcos a sus casas:
ha acabado el verano.

Los niños ríen y toman paz y dátiles
de una tierra agradecida y plácida 
que no teme entregar su carne:
ha acabado el verano
y el dios yace en el mar.
Todos sienten cómo se desgrana
a lo largo del invierno
y sonríen: será sólo agua limpia un día cualquiera.

Un día más, el dios se muere
y todos cantan y hacen barcos;
la tierra espera, devuelve el fruto, la mar 
aguarda. El dios se muere.

sábado, 12 de noviembre de 2016

Poemario (VII)

Una tarde, la que sea,
 podrías alargar tu nariz o tu sombra
y acercarte aquí:
tú concéntrate, miente por si eso sirve;
a lo mejor puedes llegar a mí con una célula.
Estornuda, escupe, tiéndete en cualquier parte,
alarga lo que puedas, escápate.
Ven aquí un momento.
Te juro que yo te espero de mil maneras.

A veces tengo miedo,
otras siento que mi cuerpo solo en una cama es una imagen muy triste;
pero justamente
en ese momento,
llega un viento del sur, ajeno a esta isla triste que amo
como sólo un hombre puede amar la tierra.

Justo entonces aparece algo:
una carta,
un grito,
una nueva votación en el Parlamento.
Veo tus manos en cualquiera de esos sitios,
oigo tu risa, promulgando nuevas órdenes 
dictadas por un dios en el que crees firmemente.
Cantas, hombre que es patria,
desnudo de banderas y cobardes,
nacido únicamente del peso histórico de tus huesos.

Se me llena la cama de conciencia
y cierro la ventana,
para que no se escape el calor que me has traído.

lunes, 24 de octubre de 2016

concatenación.

El infalible término de la jornada;
la luna gris en el mundo de la nube;
la bella mujer bailando en las aceras;
el insomnio.
Ella grita y coge la espada del que se ha ido
y yo escribo con el único propósito
de la incompresión.
Yacen aquí mis fragmentos contra mis propias ruinas
y las gotas caen
como un primer ejercicio de latín en una escuela.
Llueve como siempre.
Pero algo aquí ha de haber,
algo que lo haga digno;
es necesario reunir la saliva de entre la tierra
y formar con ella y barro una tercera Odisea.
No podemos limitarnos al vacío erótico,
pues es sólo una porción,
un simple rastro.
Yo quiero la eternidad del sexo,
quiero morir yo y que de mí sólo muera mi alma;
mis poemas una luz como la bombilla aquella
de aquel documental sobre la obsolescencia.

viernes, 14 de octubre de 2016

Manifiesto tercero o cuarto.

Transformar la Idea
hasta matarla,
hacerla de uña y cemento,
cubrirla de metal,
hendirla en materia.
Reunir con los minúsculos bramidos de conciencia
una ética nueva para el mundo de las manos.
Alejarse así, eternamente,
de cualquier posible interpretación;
odiar los reflejos,
acuchillar a los símbolos,
encerrar en el significando a la metáfora.
Servirse de palabras como de piedras
y atacar luego la fortaleza virgen de la nada.
Abrazar la tierra como al hombre,
frenar así la suave dependencia.

martes, 11 de octubre de 2016

Platón termina la República y marcha a zamparse un hummus.

Es como si cupieran todos los hombres de la tierra en mi pecho,
como si fuera más; tener mil farolas en los párpados,
como si un arca de Noé revuelta, sin selección alguna, se hubiera situado amablemente en mi cabeza;
y aún así no peso nada, 
todos cantan y, los que saben bailar, como yo, lo hacen, al fin sin miedo.

Es como si yo fuera más yo, como si mi epidermis
se hubiera ensanchado hasta abrazar el llanto más pequeño.
Es como si fuera siempre, como si los diminutos escombros de ser
que fui, se hubieran renovado y sólo quedasen las reliquias de un mundo que hace tiempo ha fenecido.

Tiemblo aún de cuando en cuando.
No quiero serme sin la tierra, y aún así,
¡cuántas veces clama el cielo porque vuele!
Ya no hay cielo, sin embargo. De alguna manera divertida,
todo lo de arriba ha venido a bailar a mi alma.

Algo aquí, hay algo aquí
algo que alza sus cadenas rotas
y me grita otro tipo de libertad.

Puedo ser, al fin, en este tiempo;
puedo pertenecerme en este campo, antes baldío,
porque Zeus ya no es Zeus 
ni nada es así de nuevo. Europa ya no llora
y Clitemnestra es un mal sueño,
un juego asqueroso, una mentira en tiempo de guerra y miedo.
Los cisnes sólo juegan en el lago,
Y Leda los acaricia a todos.
Todos son cisnes-cisnes
como yo, al fin, soy mío.
Y las máscaras se caen,
los burgueses van a un teatro que, por un instante,
no les habla a ellos. 
Caen las bolsas, los misiles,
crecen a su ritmo las patatas.
El mundo para, está cansado,
vuelve a ser el mundo-mundo,
como yo, al fin, soy mío.
Ya no hay hombres ni mujeres,
y no hay gen que los limite,
ya no hay vestidos, ni muñecas,
ni versiones, ni siquiera hay acontecimientos:

la vida es una furia que corre, tropieza, cae, se ríe.
Y yo con ella, y mi amor conmigo. 

lunes, 10 de octubre de 2016

A T.S.E., D.B., W.B.Y., M.L.D.S, A., P., W.W., H.H., L.C.,F.G.L.

La fragmentación recrea el mundo de lo lejano;
yo os digo arrimaos, porque aquí sí hay vida;
mirad abajo
como un aristóteles anciano diciéndole a platón
(ya muerto, cadáver de lujuria sobre las almas):
abajo chaval;
mira abajo

Oh man! Wonder if he'll ever know
He's in the best selling show
Is there life on Mars?


¿Y aquí? ¿Qué es de la savia
y de sus hijos buenos? ¿Qué es de lo de aquí?
Y los niños, ¿no lloran?
Y las mujeres, ¿no cantan?
Y los hombres, ¿no aman?
¿Acaso no son jazmines, lirios a veces,
luz necesaria, repudio de contingencia?
¿Acaso no viven?

Oh man! Wonder if he'll ever know
He's in the best selling show
Is there life on Mars?


Bailan una sal que en mi cuerpo se renueva.
Llega él y luego callan.
Se unen la de allí y la de aquí,
todos nuevos en este lugar.
Los antiguos los encierran
pero ellos crecen,
crecen como regados.
¡Qué dolor no poder evitar florecer y henchirse
y henchirse luego más, para luego...!
Han de florecer, dios lo dice, han de hacerlo;
y llegará ese día
(no quiero pensarlo)
(pero llegará con su fiebre y sus vendas).
Será mejor buscar vida en Marte.

miércoles, 5 de octubre de 2016

De cuando Newton inventó la gravedad y de otras circunstancias emocionales homónimas.

Andaba por el aire.  
Sus palabras eran tierra
y sus ojos eran mares.
La luna encaramada a la ladera;
andaba y era tarde.

Peleaban los obreros por besarse,
sacaban pan y peces de la huerta,
y sus manos florecían tras la siembra.
Les sobraba vida para amarse;
caminaba dios entre olivares.

En el rio se detienen los corales
y se pierden los salmones a la vuelta;
velaba a los jazmines por la calle
y plantaba mil naranjos en su puerta.

Luego el azahar. La primavera.
La noche susurrando por el valle.
La luz al fin, la tierra buena.
Andaba por el aire
y tenía el cuerpo limpio de trillar la era.

jueves, 29 de septiembre de 2016

the importance of being earnest.

The man who is sat by my side is not a man
and the flowers he is growing are not flowers.
The tales he is telling to his little children, ages five and seven,
are indeed tales.

He is indeed a tale, his flowers are tales and tales cannot be tales
because that would make them too real.
The unauthentic man is fired from dreams
and wanders hence and forth and the streets are not streets.

His negation of the truth, his self-scepticism,
his hand-made heart. It is all a product of a higher mind,
a master comfortably placed there by another higher master.
He is not even the last one of them all, he does not even have
the pride of those who know they are the last in the chain
and therefore the others are afraid of them.
He is not even the servant
nor the nobleman
he is the nothing of a role
he is the role of the role himself.
And wonders if he ever will be.

martes, 27 de septiembre de 2016

my poem happens to be smoking

was it the tournament of two faces
or was it love i wonder
was it the clash of two faraway planets
or was it love i wonder
was it even the mud stuck and dried up by an awful sun
or was it death i say.

then swans running and clapping in a frantic dance
and leda singing war hymns to her dreadful daughter
hillary watches all on cnn and suddenly realises
that she's lost her emails. how terrible

and greece the wise and rome the great
and england the strong and america the brave

they all scared pigs covered by each others' poo.
god save humanity
because we all know that god loves us all
no matter what we do
whether we sink ourselves in a sea of mourning
or sing along and vote and thrive.

it is indeed good to be born by knowing
that our sins are forgiven just before we kill that duck just for fun
o i remember
they were drunk guys
and they were holding a duck
and a pheasant
they were laughing like madmen
just like madmen
because they were not mad
or that is what i have been told
and god loves them
god save the duckkillers
god save us all.

viernes, 23 de septiembre de 2016

life is not a paragraph

and death i think is no parenthesis
e e cummings

the sun came
more sun was running towards us,
and both suns (the newcomer and the runner)
brought sunlight
for they were the sun and that is what the sun usually does;
and after the rain
there was but rain.

That will improve life expectancy
(some guess)
though
I guess it is not important,
in fact, I do not think of anything being important
but rain and sun and flowers.

Therefore do not be afraid, you my little brother,
because the weather is changing,
and the earth or whatever nous which moves it
will laugh and cry with you
and you will hear the chants of a thousand people
finally happy because they have realised how beautiful their songs are.
Do not be afraid, you my little you:
there are flowers and there is your lover who will be coming soon
and life is not perfect
and you are but a man.

I cannot find more reasons. But surely these are enough.


I might be leaving -always am-
but dear, this is not a matter of statism
but of revolution.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Perdona, pero es así a veces.

Estarán muy apretados en cuanto menguante
y Ninotchka ríe porque se ha caído
(de la luna, pienso yo).
Pero yo no río porque a mí me duele que se aprieten tanto
y no caben, yo lo sé;
no hay hueco para el alma en ese bosque eterno 
en el que no crece nada que no sean árboles,

Las raíces queman la tierra y la dejan yerma
y yo no soy raíz y no hay tierra para mí
odio este bosque que asfixia todo
su color me quema los ojos
y las hojas me cortan los párpados.

Mis manos yacen yertas,
mi corazón no duerme, sino que intenta regar
las piernas inútiles que no avanzan.

Y sigue gritando el corazón cada vez más histérico,
como un pájaro atrapado en una jaula nueva y brillante.

sábado, 17 de septiembre de 2016

Análisis comparativo.

Como el mar,
inmensamente,
como el sol,
inmensamente,
como el agua,
como el viento,
febrilmente.
Como el alma que aborrezco tantas noches
y otras tantas la bendigo porque es tuya,
como el cuerpo que maldigo y que enveneno
de otras sangres no tan puras, de otras aguas
no tan claras.
Como tú, amor,
como tu vientre tranquilo,
como tu boca inmarcesible,
como tu miedo perfecto.

viernes, 16 de septiembre de 2016

Y viven aún,
y se retuercen como nunca,
a pesar de que no oiga sus quejidos;
cantan con el aire
y se retuercen, Cuánta noche para un sólo hombre.

Más allá, en otro mundo acaso,
avanza la esperanza de los huesos.
Pero los huesos se mueren de frío
y yo de pena. Cuánta noche para un sólo hombre.

miércoles, 27 de julio de 2016

Tarquino espera impaciente su muerte.

No soy hombre sino un ardor de carne,
tan sólo bilis amarga conforma mi figura.
No merezco ensuciar con mi piel la túnica que me cubre;
tan obscena es la inmundicia de mi estado.

Ojalá fuera ceniza,
pues aquella tiene más voluntad,
movida por el viento,
que mis manos y mi sien y mi vientre
que son esclavo insomne de una tempestad
que nace de la tierra o de mi alma rota
y crece hasta que muere en mi oídos
estremece
estremece su sonido inevitable.
¿Cómo huir de mis tormentas si son yo mismo?

Qué soy sino un vencido de mí mismo,
un cobarde amago de persona.
El hombre es un lobo para el hombre
y yo soy el lobo de todos los hombres.
Allá por donde paso caen semillas de un huerto de muerte y frío.

No me toques, aire,
yo no merezco la piedad de tus caricias.
Mejor será que marches:
en esta misma tierra hay otros
que no se esconden tras el arbusto
y que no tienen por qué temer la Ira:
nada ha de temer aquel que sigue la ruta de Dios.
Y a mí Dios se me ha perdido.

Voy descalzo merodeando por las márgenes de los ríos más caudalosos,
durmiendo entre funestos toros, tintado mi cuerpo de un rojo perenne.

Como el deseo que me lleva y me retiene,
he nacido para ser un siervo de la peste.
Nada hay en mí que sea aprovechable:
soy la tierra yerma ya de ser ahíta en pasados años.
No doy nada,
nada busques en mí
a no ser que no busques nada.
Mi juventud es amianto y carcinoma.

lunes, 18 de julio de 2016

Tus ojos, como los estanques de Hesbón junto a la puerta de Bat-rabim (Cantar de los cantares, 7:4)

Cuando Dios te me dio, tan sonriente,
vi que todo era bueno, como cuando Dios
me dio la luz que llevaba labrando 
con sus manos de carpintero
en un útero firme y fértil como el campo en siembra, 
o como cuando separó el cielo
y vio a los pájaros
y dijo el hombre es bello
y es insuficiente
y eva existió y era bueno que existiera.

Al fin, un día, tras arduas tardes de estudio,
vi la obra de Dios en tus mejillas:
usando sus manos de nuevo,
las mismas manos arcaicas
pero qué manos Dios mío,
Dios había vertido un aceite limpio sobre tu sien,
sobre los párpados de tus ojos y
había mojado con él tus oídos,
y había devuelto el Edén a los hombres en tus manos.

(Pero los hombres nunca ven,
los hombres ciegos nunca ven:
los hombres tienen miedo de Dios
y Dios está sólo porque nadie juega con él).

Yo lo sé, porque veo tus manos
y qué manos Dios mío.
Tus manos no son de carpintero como las suyas,
pero aún así
aman la piel del hombre como sólo Dios 
puede hacerlo: omnipotencia de manos,
amor inmenso, rugido de almas que comprenden cosas.

Y la vida se hace en tus manos
(un día veré un campo de toros herido
nacer de tus manos que son manos solamente
pero qué manos).

Luego te amé;
Dios veía que todo era bueno, así
que te amé muchas más veces.

Luego te amé más, porque Dios nos viese juntos
y llorara así al vernos tan felices;
tal como un padre bueno llora
cuando sabe que su hijo es bueno y bello
y es amado.

Hoy Dios sigue llorando
y lo ha de hacer más aún
y llora aún más de alegría inmensa
cuando  se asoma a mi cuerpo
y ve cómo te amo muchas veces en un mismo día
(Dios, que todo lo abarca,
deja un espacio libre en el mundo para las lágrimas felices).

Y se alegra de que su voluntad y la nuestra
sean una en este mundo tonto
en el que no se quiere la gente,
y, por un momento,
se olvida del enfado diario:
de los locos que matan y gritan y ensucian con la sombra
de su Nombre
la bella creación que nos ha engendrado.

lunes, 23 de mayo de 2016

et tu, querce?

Hoy en día hasta las encinas
son capaces de alzarse contra mí,
derrumbando su cuerpo milenario
contra la asfixia mundana de mi carne.
Descubrir las cosas se ha convertido en una forma de miedo
y hasta los espantapájaros se esconden cuando nieva en mayo.
Yo creo que ya no hay locos;
los locos ríen como las bestias,
yo creo que ya no hay hombres;
los hombres lloran como las bestias.
Yo creo que no queda nada
porque a Dios lo matamos nosotros, los moribundos:
un asesinato agónico según el informe policial.
Quis facit ipsos facendos? Si ya no hay creador,
¿qué nacimiento puede haber? El mundo esta agotado
y la poesía de la carne es el hecho histórico que lo comprueba.
Las palabras de este tiempo sólo pueden ser epitafios.

Qué poco puede hacer un hombre desnudo
si no hay Dios que lo yerga sobre sí mismo.

...

Y luego la sal, que se multiplica,
Vos estis sal terrae vos estis lux mundi
Pero la sal no alimenta más que la sed
y deja la boca ácida e impotente,
falta de tantas cosas que el barro ya no genera:
es estéril por nuestra causa.

Breve suicidio general, general e grand suicidio.
Qué bella forma de morir tienen los hombres.


domingo, 22 de mayo de 2016

iv.

Como en el mar,
los cuerpos flotan cuando están en calma.
Sutilmente la tierra aguarda a la marea,
sin prisas, en silencio,
con la insoportable aprensión que genera la espera.
Imagínense aguardar la llegada de los plásticos rotos
y de las camisas enrarecidas por la sal.
Como en el nuevo mundo de Dvořák
el gemido es más poderoso que el canto de los rinocerontes.
El paisaje que se aleja, inmune siempre a la desgracia humana,
brilla más que nunca. Los náufragos lo observan
como la Madre observaba la lavanda que crecía en el Gólgota,
stabat mater, stabat mater, stabat mater
y la lavanda crecía regada por la sangre. El mundo siempre
le hablará al mundo haciendo caso omiso del poeta.

Como en el mar,
los cuerpos flotan y la tierra espera,
raíz voraz, febril stabat.

jueves, 19 de mayo de 2016

I.


justus quidem tu es, Domine.

Dios, yo te conozco:
eres tonto como nosotros.
Yo te conozco, Dios; como tú
me hice hombre y fui muerto.

lirios, lirios, lirios

Te conozco, Dios, no me rehuyas
ni escondas tu rostro sangriento entre las nubes.
Ven, que estoy dispuesto a consolarte.
Secaré tus lágrimas con mis brazos limpios
y te amaré cuanto me pidas, si eso quieres.

Pero no sufras inútilmente. Los hombres
van a matarse igual entre los valles,
las farolas
velarán los cadáveres
dios ten piedad cristo ten piedad
piedad de los cadáveres

eironeia
ningún cadáver le ha pedido piedad al mundo
dios está muy triste como para tener piedad de los huesos.

No llores tanto por los muertos,
que ya están muertos. Que ellos se entierren a sí mismos.
Si ya las balas
han segado el fruto de tu creación,
no enfangues el barro fertilendo con sal húmeda.
Ven aquí, Dios;
para mí no eres culpable de nada.

lunes, 16 de mayo de 2016

Oda a la antigua aristocracia.

Los mariquitas y las mujeres se levantaron temprano
para coger sitio entre Colón y la Almudena.
Tú querías que te embalsamaran, pero no pudo ser
(Antonio había desaparecido y el alcalde de Jerez
había suspendido la campaña para ir a verte),
aunque de todas maneras hubieras disfrutado del espectáculo:

¡Cuántas flores! ¡Cuánta gente! El silencio de tu cuerpo
cantaba todas las coplas que se le habían olvidado a la tierra.
El luto de tus fieles
brillaba entre la primavera de gente que gritaba tu nombre.
Pepe de Triana quería cantarte La Zarzamora,
pero no le salía. En la garganta se le había clavado
el pendiente que perdiste en la Joy Eslava.
Y más gente, más gente. ¡Qué de ojos brillando por los tuyos,
qué de palmas, Lola, qué de gloria en una muerte!

Ojalá no te hubieras muerto. Te habría encantado tu entierro.

domingo, 15 de mayo de 2016

Porque decías que no tenía esperanza.

Fue el abril más duro de todos los que recuerdo. Los lirios
trepaban por entre las tumbas recordándonos sus derechos:
También es de ellos la primavera. En mi cuerpo
tenía lugar una metamorfosis que supuse circunstancial.
Las llagas corroían el calcio del que me había cubierto
y la paupérrima visita de los hombres asfixiaba a mi alma.
Era cuestión de entender cómo se muere uno. Aquel
lo había llamado suicidio. Pero
yo conocía, porque lo había amado,
al cupable de todos los hechos. Hoy, pasado abril,
apenas queda el odio y la sangre seca, como en los buenos libros.
Mantener algo más sería un acto cobarde. Cobarde
como la niebla que permanece astillada en mi cintura
y que me libra del impaciente ruido de la espera. Cobarde
como sus manos malditas y su boca de espejo y sus cuchillas.
Ya no queda nada. Porque abril ha muerto. Entre mis manos
intento conservar el polvo de su huida. Todas las noches
ingiero un poco para consumar la tragedia.
Las rhesis son constantes, el coro tiene mil voces perfectamente
armonizadas. El ruiseñor aquel ya trina panegíricos.
Pero la lluvia arrastra muchas otras cosas
y el polvo de mis manos
se va cayendo lentamente.
Tal vez venga el aire y se lo lleve
y el odio al que alimento no me mate.
Tal vez, por un instante, sea posible alejar mi cuerpo
de otros cuerpos. Entonces,
aunque injustamente, puede que venga el aire a salvarme
de este abril que no ha muerto tanto como yo querría.

martes, 10 de mayo de 2016

Romance a la mujer por quien muero.

Entraba por las entrañas
de los hombres que morían.
Cuando la noche era clara
aquella mujer reía,
cuando la noche era oscura,
aquella mujer reía.
Yo era esclavo de su risa,
que tenía alma de día,
y, aunque fuera bien tarde,
aquella mujer reía.
Cantando por los caminos
a las ciudades prendía
entre sus ojos clavel
y entre sus pechos de lilas.
De vivir me hubiera muerto,
y por matarme, vivía.
Aquellos ojos lluviosos
todas las cosas decían.
Lloraba, ¡cómo lloraba!
Yo la miraba dormida
y dormida me miraba
y aún dormida era mía.
Todas las noches pasea
bailando en calles vacías,
cuando se encuentra cansada
viene a abrazarme y se olvida
de todos los que maldicen
su delgadez infinita
y su bella ansia bella
de aliviarnos de la vida.
Ella sabe que la amo,
por eso no desrespira;
por eso no se resbala
hacia mis piernas torcidas
ni arranca mi cuerpo insano.
de lo que sea que es la vida